Observación

Los pronósticos de huracanes dependen de cuán efectiva sea la observación y medición del fenómeno atmosférico. Este es un gran reto porque en el Atlántico hay pocas redes de observación continua, y eso limita la habilidad del meteorólogo de poder hacer un pronóstico más certero. Recuerda que los instrumentos solo miden, pero no hacen el pronóstico. El meteorólogo usa su educación, experiencia, instrumentos y modelos para hacer los pronósticos. Los instrumentos de observación mas importantes son: el satélite, el radar, las boyas, estaciones meteorológicas en tierra y el avión cazahuracán.

Satelite Rafael - 2012
Imagen del satélite de Rafael (2012) al noreste de Puerto Rico. (NOAA)

Satélite

Hasta que el satélite se desarrolló en la década de los 1960, no había forma de saber con precisión las trayectorias de los huracanes. Anteriormente una isla o una embarcación eran azotados severamente sin previo aviso. Ya no ocurre así porque hay nueva tecnología que permite una observación continua de estos fenómenos desde el espacio.

El satélite, localizado a más de 20 mil millas sobre el planeta Tierra, registra imágenes de las nubes, sus tipos, alturas, temperaturas del agua y de la tierra, entre otros parámetros. Esta es una de las herramientas más importante de los meteorólogos para localizar los huracanes, cómo se mueven, y estimar cuán fuertes son los vientos y cuánta lluvia pueden producir.

Huracan George
PPT: Secuencia de imágenes del radar durante el azote del huracán Georges a Puerto Rico en 1998. (NOAA)

Radar

Ya cuando el huracán se acerca a tierra como a unas 200 millas de la costa, el radar meteorológico comienza a mostrar de forma continua el sistema y su actividad de lluvia. El radar transmite pulsos frecuentes de ondas de radio que dan una medida de las dimensiones de las gotas de agua, la extensión geográfica de las zonas de lluvia y las posible acumulaciones de precipitación. El radar fue instalado para la década de los 50, y así fue que se determinó por primera vez la existencia de bandas de nubes en forma espiral alrededor de los huracanes. Un nuevo radar de tecnología Doppler fue instalado en Puerto Rico para mediados de 1995, el cual provee mayor información sobre los huracanes y sobre todos los fenómenos atmosféricos que afectan en general a nuestra isla.

Actualmente hay nueva tecnología de radar conocido como polarimétrico (o de doble polarización), el cual transmite ondas de radio tanto en dirección horizontal como en vertical. La información que se recibe sobre las partículas de precipitación es más detallada en su regreso y provee información precisa de las áreas de lluvia mejorando así los pronósticos. Este radar aún no ha sido instalado en Puerto Rico pero según el Servicio Nacional de Meteorología está en itinerario.

Boyas
Boya que opera CariCOOS-Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (datos por http://www.caricoos.org/)

Boyas

Las boyas son tecnología flotante en el mar, y en particular para la observación de ciclones tropicales, tienen instrumentos que permiten a los meteorólogos observar datos de vientos, temperatura del aire, humedad, presión y estado del mar (altura de olas y temperatura de superficie del mar) en tiempo real. Hay un sistema de boyas distribuidas a través del Océano Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe la cual puedes acceder a través del National Data Buoy Center.

Estaciones Meteorológicas

Estación Meteorológica
Estación meteorológica parte de red de Cazadores del Tiempo de Univisión Puerto Rico.

También, hay estaciones meteorológicas en tierra. Estas son un conglomerado de instrumentos que miden temperatura, humedad, vientos, lluvia, presión, y que son establecidos en diferentes áreas, ya sea en calidad personal o de forma oficial por los servicios meteorológicos de cada nación.

Radiosondas
Instrumento de radiosonda es lanzado desde Servicio Nacional de Meteorología en San Juan, Puerto Rico.

Radiosondas

Por medio de un globo de látex de 600 gramos lleno de hidrogeno, el radiosonda se eleva en la atmósfera desde la superficie y mide la temperatura, presión, humedad y presión. El globo se expande y explota a una altura de 30,000 metros (100,000 pies) después de un vuelo de una hora y media. El radiosonda cae de regreso a la superficie por medio de un paracaídas, y gran parte de las veces cae sobre el mar y no se recupera. Los datos aparecen en diagramas para interpretar el perfil vertical de temperatura, humedad y vientos de la atmósfera. El radiosonda se lanza a las 7 am y 7 pm en todos los centros meteorológicos del mundo.

Aviones Cazahuracán

El método de observación que brinda la información más certera y extensa sobre el huracán es el avión cazahuracán o también conocido como avión de reconocimiento. Este avión es un laboratorio científico aéreo que toma medidas meteorológicas específicas: dónde está localizado el ojo o centro de circulación, cuán fuertes son los vientos, cuál es la presión más baja, y otras medidas de humedad y temperatura dentro del huracán.

Estos aviones propiedad de la Fuerza Aérea Americana (U.S. Air Force), de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), y de NASA (National Aeronautic and Space Administration) viajan por dentro (no por encima ni por debajo) de las bandas de nubes de los huracanes y de las tormentas tropicales.

Aviones Cazahuracán: C-130J de Fuerza Aérea, P-3 Orion de NOAA, Gulfstream IV de NOAA y DC-8 de NASA.

Ruta típica de un cazahuracán a través de huracán
Ruta típica de un cazahuracán a través de huracán

La altura a la que vuelan estos aviones varían. Los aviones C-130 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Orion P-3 de NOAA vuelan entre 5,000 – 18,000 pies (bajo nivel) de altura. Los DC-8 de NASA y Gulfstream-IV de NOAA vuelan a más de 35,000 pies (alto nivel) sobre la superficie. Los vuelos de alto nivel investigan el ambiente que rodea al huracán para así estudiar las condiciones que favorecen la intensificación o debilitamiento de los ciclones. Mientras los de bajo nivel son los que localizan el centro del huracán y determinan la estructura de vientos, presión y temperatura. Estos últimos atraviesan las nubes haciendo trayectorias en forma de estrella para llegar hasta el ojo o centro del sistema a diferentes niveles de altura. Los vientos intensos hacen que el avión rebote de un lado a otro, pero al llegar al ojo llegan a la tranquilidad, y el Sol brilla intensamente. El viaje hacia y fuera del ojo es turbulento pero la información que se obtiene es valiosa para una mejor apreciación de la intensidad del sistema, y así poder informar mejor al público en general.

Desde el avión cazahuracán se lanzan sondas que son instrumentos que ofrecen los datos del ambiente del huracán, desde el nivel de vuelo hasta la superficie del mar.

Ilustración de la Sonda
Ilustración de la sonda y cómo ésta se lanza dentro de la nubes de pared del ojo de un huracán. (NOAA)
Global Hawk - NASA.
Global Hawk de NASA.

Ahora, hay nuevos aviones cazahuracán robóticos volando ciclones tropicales, son aviones no tripulados, y la NASA tiene el Global Hawk. El objetivo principal de este nuevo instrumento es describir la interacción de los ciclones tropicales con el aire seco del Sahara y sus efectos en la habilidad de que se formen, se debiliten o intensifiquen los ciclones y disturbios tropicales.

Aerosonda Dentro del Huracán
Ilustración gráfica del Aerosonda dentro del huracán. (NOAA)

También está el Aerosonda que es otro tipo de avión no tripulado, mas pequeño que el Global Hawk , que es una plataforma meteorológica para volar a los huracanes. El aerosonda opera por control remoto e incorpora instrumentos que reporta vientos, presión y temperatura en los huracanes.

Leave a Comment