Tiburones

¿Qué es un Tiburón?

Los tiburones son un grupo de peces carnívoros marinos, que van en tamaño desde el tiburón pigmeo, que es de siete pulgadas de largo, hasta el tiburón ballena, que puede alcanzar los 50 pies de longitud. Los tiburones han existido desde hace 400 millones de años y existen más de 350 diferentes especies en el planeta.

El esqueleto de los tiburones está formado de cartílagos, en lugar de hueso, y la mayoría de estos peces tienen forma de torpedo para moverse eficientemente en el agua. Los tiburones pueden encontrarse en océanos alrededor del mundo, ya sea habitando en aguas templadas como tropicales, con algunas especies prefiriendo aguas poco profundas.

Especies de aguas poco profundas pueden suponer un riesgo para los seres humanos, en ocasiones, los tiburones se pueden sentir amenazados por los nadadores o ‘surfers’ y pueden atacar si se sienten acorralados, o si confunden al ser humano por una de sus presas.

La similitud entre un surfer y las presas comunes de los tiburones
La similitud entre un surfer y las presas comunes de los tiburones es impresionante. (imagen de www.speakupforblue.com)

Aunque la carne de tiburón es consumida por muchas culturas, el aumento de los niveles de mercurio encontrados en su carne hace que este consumo no sea muy recomendable.

La Importancia de los Tiburones

Tiburón de punta negra
Tiburón de punta negra (imagen de Manuel Alba).

Las poblaciones de tiburones se han reducido significativamente poniendo algunas especies en grave peligro de extinción. La principal razón es debido a su pesca indiscriminada, donde se estima que cada año más de 100 millones de tiburones son capturados en el mundo. Por otro lado, en el mismo periodo de tiempo, de 5 a 15 personas mueren debido a ataques de tiburones, ocasionados principalmente por confusión.

Como principales depredadores, los tiburones ayudan a mantener los ecosistemas marinos saludables, incluyendo praderas de yerbas marinas y arrecifes de coral. Sin depredadores, existe el potencial de depredación y competencia por otras especies que, en última instancia, afecta la riqueza de especies y abundancia dentro de un ecosistema.

La eliminación de los tiburones puede tener efectos en cascada a lo largo de los ecosistemas que habitan, resultando en consecuencias económicas y ecológicas devastadoras. Proteger los tiburones y permitirle a sus poblaciones que se repongan es esencial para restaurar la salud de los océanos.

Sin embargo, investigadores han estimado que la pesca indiscriminada ha reducido las poblaciones de depredadores en un 90% a nivel mundial en los pasados 50 a 100 años. Los tiburones se han convertido en el grupo de organismos marinos más grandes en la Lista Roja de especies amenazadas a nivel mundial (World Conservation Union Red List). Sin embargo, solamente 3 especies (tiburón blanco, ballena y peregrino) están protegidas del mercadeo internacional.

Tiburones de Puerto Rico

Tiburón gata
Tiburón gata (imagen de Pedro Padilla).

Localmente, tenemos documentadas poco más de 20 especies de tiburones con algunas especies recientemente documentadas en zonas profundas de la isla. En Puerto Rico, podemos encontrar juveniles del tiburón tigre, tiburón limón y tiburón toro, entre otros, utilizando nuestras costas como área de crianza y reproducción. Por el momento, solamente el tiburón gata (Ginglymostoma cirratum) es la única que se encuentra regulada por el Reglamento de Pesca de Puerto Rico, aunque existen otras especies que se encuentran reguladas a nivel federal a través del Plan de Manejo de Especies Altamente Migratorias y que aplican especialmente en la pesca comercial local.

Ataques de Tiburones

Los ataques de tiburones a nivel internacional se documentan en una base de datos contenida en el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (International Shark Attack File) con más de 4,000 ataques registrados. Esta base de datos se encuentra en el Museo de Historia Natural de Florida en la Universidad de Florida.

De las más de 350 especies de tiburones en el mundo, sólo 4 han estado involucradas en un número significativo de ataques fatales a seres humanos sin aparente provocación. Estas especies son el tiburón blanco, tiburón tigre, tiburón toro y el tiburón de puntas blancas (white tip). En adición a estas 4 especies, otras especies han atacado humanos sin haber sido provocados. Entre estas se encuentran el mako, tiburones martillo, el tiburón de arrecife de las Galápagos, tiburón de puntas negras (black tip), tiburón limón, tiburón silky y tiburón azul.

Generalmente, las mordidas de tiburón son exploratorias, alejándose luego del primer mordisco. Aparte de algunas raras excepciones, se ha concluido que la alimentación no es una razón para que ocurra un ataque de tiburón en un ser humano.

En Puerto Rico, se han documentado un total de 6 ataques de tiburones, 2 de estos fatales, con la última fatalidad en 1924. Sin embargo, en el último año ha habido reportes de al menos 3 ataques adicionales donde ninguno ha sido fatal.
Los ataques de tiburón son catalogados en dos tipos: Provocados y No Provocados. Este último tipo normalmente se clasifica en las siguientes tres maneras:
Golpe y Huida- El más común y menos severo. El tiburón muerde una sola vez y desaparece. Muchos expertos sienten que este ataque puede ser porque el tiburón confunde a un humano con su presa normal.

Golpe y Mordidas- El tiburón empuja o golpea a la víctima antes de regresar para morder en más ocasiones.
Ataque de Incógnito- El tiburón muerde sin previo aviso y sigue con nuevos ataques.

Algunas recomendaciones para evitar ataques de tiburón son: nadar en grupos; evitar nadar en la noche, el amanecer o el atardecer; evitar aguas turbias, donde se está pescando y/o donde hay carnada; entre otras.

Tiburón de arrecife
Tiburón de arrecife (imagen de Giacomo Palavicini)

Tiburones en aguas llanas

Los avistamientos de tiburones en playas y balnearios alrededor del mundo, incluyendo Puerto Rico aparentan ser cada día más comunes. La explicación para tales avistamientos se ha atribuido desde el mayor número de personas que visitan nuestras costas (mayor número de observadores), hasta el calentamiento global.

La realidad es que antes de llegar a conclusiones categóricas hay que realizar análisis más profundos. Por ejemplo, muchas especies de tiburones utilizan aguas llanas costeras como áreas de crianza para sus juveniles.

Las llamadas áreas de crianza (que muy bien puede ser un balneario o playa) ofrecen alimento abundante y relativa seguridad a los recién nacidos y juveniles de no ser devorados por otros peces más grandes. Por consiguiente, estas áreas son reconocidas como hábitat esenciales para las especies que la utilizan. En resumen, la utilización de aguas llanas por los tiburones es un comportamiento natural de estas especies y no debe alarmar.

Leave a Comment