Marejada Ciclónica

La mayoría de las personas al pensar en los huracanes piensan es en los vientos. Si pasaste por la experiencia de un huracán fuerte como Georges (1998) o Hugo (1989), de seguro no puedes olvidar el sonido aterrador que producen los vientos. Muchas personas asumen que la fuerza de los vientos sobre las edificaciones es lo que causa la destrucción. Sin embargo, aparte de los vientos, el agua causa gran devastación y muertes. El agua por las lluvias torrenciales provoca que los ríos se desborden y arrastren lo que encuentren en su camino. Más importante aún es el poder del agua del mar que se acumula sobre las aguas costeras, fenómeno conocido como la marejada ciclónica.

¿Qué es la marejada ciclónica?

Una marejada ciclónica es la entrada del agua del mar cuando ocurre el azote directo de un huracán sobre la costa. El nivel del mar aumenta y ocurre una acumulación de agua sobre la costa debido a la disminución de la presión atmosférica asociada al paso del ojo del huracán y a los vientos fuertes. Este fenómeno ocasiona peligrosas condiciones del mar capaces de arrastrar, dañar y demoler todas las estructuras ubicadas en las costas.

Este efecto de los huracanes es de gran relevancia. Un 90% de las personas que mueren en huracanes fallecen por ahogamiento, y muchos de estos ahogamientos están asociados al efecto de la marejada ciclónica. Sobre el océano, la marejada ciclónica ocurre pero es casi imperceptible, pero tan pronto el huracán se acerca y entra a un área costera, el nivel del agua aumenta significativamente alcanzando 5 pies o más sobre el nivel del mar. La situación se vuelve desastrosa si se combinan los siguientes factores:

  • El oleaje fuerte por los vientos huracanados
  • Una marea astronómica alta
  • Forma cóncava y poca profundidad de las costas
Diagrama comparativo entre lo que se conoce como marea alta y la marejada ciclónica.
Diagrama comparativo entre lo que se conoce como marea alta y la marejada ciclónica. (Imagen de disaster.qld.gov.au)
Trayectorias de huracanes
Trayectorias de huracanes fuertes que han pasado por Puerto Rico desde el año 1928 al 2011. (Imagen de www.recursosaguapuertorico.com)

Aquellas estructuras que quedan localizadas próximas a las costas recibirán daños serios y hasta pueden ser barridas completamente por la marejada ciclónica. Igualmente, si hay personas quedándose dentro de estas edificaciones o dentro de sus embarcaciones, pueden perecer ahogadas.

Marejada ciclónica sobre los diques en New Orleans
Marejada ciclónica sobre los diques en New Orleans durante el huracán Katrina (Imagen de Dan McCloskey).

Muchos jóvenes que disfrutan del deporte del “surfing” se ven tentados a ir a las playas cuando se acerca un huracán, ya que las olas y la marejada aumenta. Pero ya han sido muchos los jóvenes que han muerto por las corrientes submarinas que se producen con estas marejadas, y remolinos que arrastran a los nadadores o “surfers” hasta aguas profundas. La marea es tan fuerte que aún los de mayor experiencia no pueden sobrevivirlas. De ninguna forma pongas en riesgo tu vida ni la de tus amigos cuando se acerca o aleja un huracán, y tampoco pongas en riesgo a la persona que te tendrá que ir a rescatar. Existen otras condiciones del tiempo y otras playas con oleaje bueno en donde es más seguro practicar este deporte.

Las áreas que resultarán más afectadas por la marejada ciclónica dependerán de la dirección y lugar de entrada del huracán a las costas de nuestra isla. Las áreas costeras del este y sur de la isla son las áreas más vulnerables por la poca profundidad de sus aguas circundantes. El efecto de la marejada ciclónica, sin considerar el efecto del viento, puede variar entre 7 a 11 pies de altura sobre el nivel del mar. Si se le añade el efecto del viento, la marejada ciclónica puede alcanzar aproximadamente entre 10-15 pies de altura sobre el nivel del mar.

Desafortunadamente, gran parte de la población de nuestra isla se encuentra localizada en las áreas costeras de baja elevación. Estas áreas pueden verse seriamente afectadas por la marejada ciclónica por lo cual es necesario desalojarlas previo a la llegada del huracán como medida de precaución.

¿Cómo se forma?

Formación de una marejada
Marejada ciclónica como respuesta ala presión baja.
La marejada ciclónica se forma como respuesta a la baja en presión que ocurre en el ojo de un huracán y a los vientos fuertes asociados a las paredes que rodean el ojo del huracán. Al acercarnos a la costa el agua se acumula levantando el nivel del mar. Sin embargo, en mar abierto, el nivel del mar no aumenta mucho con el paso del huracán. Es por eso que el peligro mayor y los efectos de la marejada ciclónica se limitan a la costa. (Imagen de NHC NOAA)

La formación de una marejada ciclónica es muy compleja, pero hay varios factores que influyen en cuan alta es la columna de agua al entrar en la costa:

  1. Presión atmosférica del huracán: debido a las bajas presiones que se registran con el paso de un huracán el nivel del mar sube.
  2. Velocidad del viento: mientras más fuerte sople el viento, mayor será la acumulación de agua del mar contra la costa. La mayor altura de la marejada ciclónica ocurrirá justo donde el viento sople de mar a tierra, acompañando la entrada del ojo del huracán, pero hacia el lado derecho o noreste (asumiendo la dirección de movimiento al oeste). Esto también explica porque no ocurre la mayor altura de la marejada ciclónica justo en el centro del huracán, donde existe la menor presión atmosférica.
  3. Inclinación o pendiente de la corteza continental. La corteza continental es la capa de rocas que forma los continentes, es decir el suelo. Si la pendiente no es muy inclinada, o el suelo es llano, el agua podrá entrar más a la costa, teniendo un mayor impacto. Si por el contrario, la costa o el suelo es más profundo, la marejada ciclónica no afectará mucho, sin embargo, las olas rompientes podrían afectar la costa.
Marejada Ciclónica Huracan Lisa
Ejemplo de evento de marejada ciclónica durante el huracán Lisa. (Imagen de www.ambergriscaye.com)
Marejada Ciclónica depende de la Morfologia de la costa
El impacto de la marejada ciclónica también depende de la morfología de la costa. Costas más llanas permiten que el agua entre más que costas con una empanación mayor. (Imagen de NOAA)

Las fuerzas que provocan las marejadas son diferentes en cada tormenta y dependen de las características de cada una de ellas. Es un verdadero reto para los meteorólogos pronosticar la altura de la marejada ciclónica y el impacto que esta pueda tener, ya que cada sistema tropical es diferente y la formación de la corteza terrestre es diferente para cada localidad. Es por eso que durante años se han realizado diferentes estudios para mejorar estos pronósticos y existen modelos de computadoras, que trabajan muy similar a los modelos de los pronósticos de huracanes.

Uno de estos modelos es el “Sea, Lake, and Overland Surges from Hurricanes (SLOSH)”, que es administrado por el Servicio Nacional de Meteorología. Este modelo estima la altura de la marejada ciclónica utilizando datos de huracanes pasados (datos históricos), huracanes hipotéticos o datos reales del pronóstico de un huracán. El SLOSH crea una imagen de la altura de la marejada ciclónica, con los datos obtenidos de presión, tamaño, velocidad de traslación, trayectoria proyectada y datos de viento del sistema.

¿Qué hacer?

Al igual que nos preparamos para los huracanes, es importante que tengas un plan y te prepares con tiempo para los efectos de la marejada ciclónica. Estas son las reglas de seguridad:

  1. Si vives cerca de la costa, debes desalojar a un lugar seguro tan pronto haya un aviso de huracán. Si estás en un área de peligro, no esperes a que las autoridades den la orden de desalojo.
  2. No resistas a un desalojo. Recuerda que esto es una medida que se hace para salvar tu vida, no para incomodarte. Si resistes, estás arriesgando tu vida y la de las personas que están tratando de ayudarte.
  3. Una opción para tu lugar de desalojo puede ser la casa de algún familiar o amigo que viva en una zona que no sea inundable y que sea de construcción segura, alejado de las costas. Es importante que hables con ellos de tu plan con anticipación, antes de la temporada de huracanes, así ellos tendrán conocimiento y podrán ayudarte.
  4. Recuerda que los municipios tienen refugios. Debes saber cuáles son los más cercanos y si son una opción para ti y tu familia.
  5. De tener alguna persona que necesite algún servicio especial, comunícate con la Agencia Estatal para Manejo de Emergencias y Desastres o con la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias.
  6. Si tienes mascotas, recuerda sacarlos de la zona de peligro. Los refugios públicos puede que no acepten mascotas, así que considera las opciones de dejarlos al cuidado de algún familiar o amigo.
  7. Mantente informado/a y no regreses al lugar hasta que sea seguro.

Vulnerabilidad Costera de las Costas de Puerto Rico a Marejada Ciclónica
http://pr-ccc.org/prccc-coastal-vulnerability-viewer/

Deja tu comentario